c1.jpg

Gestión de la
eficiencia energética:
cálculo del consumo,
indicadores y mejora

edición 2015

Antonio Carretero Peña
Juan Manuel García Sánchez

aenoredicionest_bn.jpg

Créditos

Título: Gestión de la eficiencia energética: cálculo del consumo, indicadores y mejora. Edición 2015. ePUB

Autores: Antonio Carretero Peña y Juan Manuel García Sánchez

© AENOR (Asociación Española de Normalización y Certificación), 2015

Todos los derechos reservados. Queda prohibida la reproducción total o parcial en cualquier soporte, sin la previa autorización escrita de AENOR.

ISBN: 978-84-8143-886-4

Impreso en España - Printed in Spain

Edita: AENOR

Maqueta y diseño de cubierta: AENOR

Nota: AENOR no se hace responsable de las opiniones expresadas por los autores en esta obra.

logoAENOR.jpg

Génova, 6. 28004 Madrid • Tel.: 902 102 201 • Fax: 913 103 695
comercial@aenor.eswww.aenor.es

A los que buscan soluciones al cambio climático.

A nuestros compañeros auditores.

Prólogo

El ámbito energético se enfrenta actualmente a tres grandes retos: la competitividad directamente relacionada con la disminución de la intensidad energética (desacoplamiento del aumento del consumo energético con el desarrollo económico), el cambio climático y la seguridad de suministro.

En cualquiera de las soluciones estudiadas para resolver estos desafíos se encuentra la optimización de la demanda, mediante la eficiencia y el ahorro energético, por ser la más inmediata y barata de aplicar y porque aporta reducciones de costes y ahorro de recursos a corto plazo. Además, la eficiencia energética es la principal opción para alcanzar el objetivo de emisiones de gases de efecto invernadero, pudiendo contribuir a su reducción hasta en un 43% durante los próximos 20 años.

Desde hace una década, diversas organizaciones de normalización vienen trabajando para desarrollar documentos que orienten a las organizaciones sobre cómo gestionar eficazmente la energía. El 15 de junio de 2011 la Organización Internacional de Normalización (ISO) publicó la esperada ISO 50001, un documento que ayudará a las organizaciones que lo implanten a obtener mejoras significativas en su eficiencia energética, con el consiguiente impacto positivo en su cuenta de resultados.

La Norma ISO 50001 puede ser implantada por cualquier organización, independientemente de su tamaño, sector y ubicación. No establece requisitos absolutos para el desempeño energético más allá de los compromisos incluidos en la política energética, del cumplimiento de los requisitos legales aplicables y de la mejora continua. Tampoco establece por sí misma criterios de rendimientos con respecto a la energía. Por otra parte, los conceptos de alcance y límites dan flexibilidad a la organización para definir el ámbito de aplicación del sistema de gestión energética. Según la ISO 50001, el concepto de desempeño energético incluye el uso de la energía, la eficiencia energética y el consumo energético, por lo que la organización puede actuar en un amplio rango de actividades de desempeño energético.

En definitiva, la Norma ISO 50001 constituye una herramienta útil y eficaz para dar cumplimiento de forma continua a la legislación vigente en la materia, para facilitar el cometido de los gestores energéticos, y para implantar y realizar el seguimiento de actuaciones procedentes de auditorías energéticas. Además, permite ahorrar costes, mejorar el rendimiento energético y, por tanto, mejorar la competitividad, disminuyendo, a su vez, el consumo de energía primaria, las emisiones de CO2, la dependencia exterior y la intensidad energética.

La ISO 50001 comenzó a gestarse en 2008, en el seno del Comité PC 242, grupo que ha estado liderado por la organización estadounidense ANSI y la brasileña ABNT, y en el que han participado 42 países y otros 12 han sido observadores. En el mismo año fue adoptada a nivel europeo y español, pasando a denominarse UNE-EN ISO 50001:2011.

Esta norma internacional ha tenido otros documentos antecesores. En el año 2007, AENOR publicó la Norma UNE 216301:2007 Sistema de gestión energética. Requisitos; y a principios de 2010 se publicó la norma europea EN 16001:2010, cuyos requisitos y principios eran prácticamente los mismos de la norma UNE, a la cual sustituyó, lo mismo que a las otras normas nacionales publicadas por Suecia, Alemania, Dinamarca, Estados Unidos e Irlanda.

Actualmente, numerosas organizaciones europeas, de distintos tamaños y muy variado campo de actividad, tienen certificado su sistema de gestión energética. Destaca la variedad de empresas procedentes de diversos sectores –desde consumidores industriales intensivos de energía hasta empresas de ingeniería, servicios, pymes, edificios, etc.–, lo que puede dar una idea del valor añadido que proporciona a las organizaciones la gestión energética, independientemente de su sector de actividad o tamaño.

Legislación

La adopción de la Norma UNE-EN ISO 50001 ayudará a las organizaciones a cumplir la legislación vigente en materia de eficiencia energética.

La Comisión Europea, en su Comunicado de 13 de noviembre de 2008 sobre eficiencia energética, indica que el aumento de la eficiencia energética es la forma más rentable de reducir el consumo de energía, manteniendo a la vez un nivel equivalente de actividad económica. Asimismo, en el Consejo Europeo de 17 de junio de 2010 los Estados miembros se comprometieron a reducir para el año 2020 el consumo de energía primaria y las emisiones de gases de efecto invernadero en un 20% respecto del año 1990.

Por otro lado, la Decisión 406/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo de 23 de abril de 2009 sobre el esfuerzo de los Estados miembros para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero, a fin de cumplir los compromisos adquiridos por la Comunidad hasta 2020 establece que, si procede, la Comisión propondrá medidas nuevas o más estrictas para acelerar las mejoras en materia de eficiencia energética, a más tardar el 31 de diciembre de 2012.

En España, en el año 2003 se aprobó la Estrategia Española de Eficiencia Energética 2004-2012 de la que se han derivado sucesivos Planes de Acción de Ahorro y Eficiencia Energética, siendo el más reciente el correspondiente al periodo actualizado 2011-2020. Los objetivos principales de estos planes son la disminución de la elevada dependencia energética exterior y de las emisiones atmosféricas con consecuencias en el cambio climático global. La Estrategia evoluciona hacia una permanente exigencia mediante la revisión y actualización de esos compromisos, y se reafirma tras el establecimiento del plan de activación de la eficiencia energética en los edificios de la Administración General del Estado, de fecha 14 de enero de 2010.

Además, la Ley de Economía Sostenible menciona en 16 artículos distintos la necesidad de reducir la intensidad energética y de potenciar la eficiencia y el ahorro energético. Por su parte, el proyecto de Ley de Eficiencia Energética y Energías Renovables establece la obligatoriedad de incorporar sistemas de gestión energética y su certificación para las principales instalaciones industriales, así como criterios de discriminación positiva en favor de proyectos que produzcan ahorros y mejoras de la eficiencia energética en los procesos industriales o que incorporen energías renovables, y para empresas que dispongan de sistemas de gestión de energía certificados.

Igualmente, el citado proyecto de Ley contempla la gestión energética en grandes edificios, de manera que los propietarios o titulares de los mismos serán responsables de realizar su gestión energética al objeto de optimizar los consumos de energía de las instalaciones y equipos comunes, térmicos y de iluminación. En los edificios de la Administración General del Estado, además, se deberá llevar a cabo la gestión energética designando un gestor energético para cada uno, con independencia de su tamaño.

Otras normas de gestión energética

AENOR publicó en 2009 la Norma UNE 216501 Auditorías energéticas. Sus objetivos finales eran obtener un conocimiento fiable del consumo energético y su coste asociado; identificar y caracterizar los factores que afectan al consumo de energía; detectar y evaluar las distintas oportunidades de ahorro y diversificación de energía y su repercusión en el coste energético y de mantenimiento, así como otros beneficios y costes asociados.

En la actualidad existen normas generalistas internacionales sobre auditorías energéticas tanto en ISO como en la Comisión Electrotécnica Internacional (IEC) y normas específicas en ámbitos concretos como edificios, industria y transporte. En España, el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) y las distintas agencias de la energía de las comunidades autónomas han publicado multitud de guías para la realización de auditorías energéticas de diferentes alcances, normalmente con algunos nexos en común.

La nueva serie de normas UNE-EN 16247 intenta servir de marco para unificar unos requisitos suficientes que aseguren la calidad y profundidad del trabajo realizado, y además está enfocada a servir de revisión energética en los esquemas de sistemas de gestión de la energía. La auditoría energética de una organización realizada conforme a esta norma es un excelente punto de partida como revisión energética inicial para la posterior implantación de un sistema de gestión de la energía de acuerdo con la Norma UNE-EN ISO 50001:2011 o para el mantenimiento y mejora de dicho sistema, en caso de que ya se encuentre implantado. En la actualidad se realizan auditorías energéticas según la serie de normas UNE-EN 16247, con unos resultados muy positivos para todos los agentes que la aplican.

CEN formó a final del año 2009 el Sector Forum Energy Management, que tiene un grupo de trabajo en el que participa AENOR para desarrollar una norma común en la Unión Europea sobre las auditorías energéticas.

El principal nexo de unión entre ambas normas es el mandato europeo introducido, entre otras legislaciones, en la Directiva 2012/27/UE relativa a la eficiencia energética, y en la Directiva 2010/31/UE relativa a la eficiencia energética de los edificios, las cuales marcan de forma inequívoca las directrices de mejora en la eficiencia del uso final de la energía, en la gestión de la demanda energética, y en el fomento de la producción de energía renovable.

La presente publicación es un excelente ejemplo de la diversidad de organizaciones en las que pueden aplicarse los principios de las Normas UNE-EN ISO 50001:2011 y la serie de normas UNE-EN 16247. Recopila supuestos prácticos que aportan informaciones fácilmente adaptables a las necesidades de organizaciones reales, lo que convierte esta obra en un instrumento de indudable carácter didáctico, útil tanto para la interpretación de los requisitos de las normas como para la implantación de sistemas de gestión de la energía y la realización de auditorías energéticas.

Desde estas líneas quiero agradecer a los autores, Antonio Carretero Peña y Juan Manuel García Sánchez, el considerable esfuerzo que han realizado para expresar con un lenguaje sencillo y de fácil lectura los conceptos y requisitos complejos establecidos en las citadas normas, facilitando su interpretación y asimilación, y trasladándolos a casos prácticos emanados de su amplia experiencia profesional en España y Latinoamérica en el ámbito de la certificación de sistemas de gestión energética y ambiental y de la lucha contra el cambio climático.

AENOR

Introducción

La presente publicación tiene por objeto poner en conocimiento del lector los principales conceptos que se utilizan en la actualidad en la aplicación e implantación de sistemas de gestión de la energía y en la realización de auditorías energéticas. En particular, se incide en las definiciones de línea de base energética, desempeño energético, indicador de desempeño energético, revisión energética o tecnologías horizontales, entre otras, y se profundiza en la interpretación de los requisitos y en la aplicación práctica de las normas que se encuentran en el origen y finalidad de todos estos principios.

Está pensada para la adquisición de conocimientos específicos de algunas novedosas disciplinas energéticas, mostrando con ejemplos y casos prácticos las vías de aplicación de los conceptos y fundamentos planteados. En este sentido, será de utilidad a personas interesadas en profundizar en el conocimiento de las técnicas energéticas y se dirige, en especial, a los profesionales que necesitan adquirir conocimientos imprescindibles para la realización de consultoría y auditoría energética, así como a responsables de sistemas de gestión de la energía en empresas de cualquier ámbito de actividad.

El libro se estructura de manera que, tras una presentación de los requisitos generales y singulares de las normas sobre gestión de la energía (capítulos 1 y 2) y auditoría energética (capítulo 3), así como de los efectos combinados de su utilización (capítulo 4), se muestran ejemplos de aplicación práctica de los conceptos expuestos, utilizando casos supuestos para un amplio abanico de situaciones empresariales en las que puede resultar útil este tipo de herramientas energéticas. En concreto, se analiza mediante una auditoría energética (capítulo 5) la problemática de una organización agroalimentaria que puede considerarse un consumidor intensivo de energía (capítulos 6 y 7). Para los casos siguientes, se considera la auditoría energética ya realizada, mostrando los resultados de la misma como punto de partida para la elaboración de los elementos principales del SGE. Así, se trata la implantación del SGE en una edificación correspondiente a un centro comercial y de ocio (capítulo 8), un servicio de transporte de mercancías (capítulo 9), una obra de construcción (capítulo 10) y un gestor público de servicios de alumbrado exterior (capítulo 11).

También se incluye información bibliográfica sobre normativa española de carácter obligatorio y otras documentaciones cuyo conocimiento es imprescindible para el ejercicio profesional de las actividades que se describen en la presente publicación y para un adecuado enfoque de los cambios que se deben ir realizando en casos reales de aplicación. En distintos países de Latinoamérica existen informaciones similares a disposición del público, por lo que el lector puede servirse de esta documentación para orientar su búsqueda de las informaciones equivalentes que necesitará para el ejercicio profesional de su actividad en este entorno geográfico.

Es por ello que esta publicación pretende ser una herramienta práctica, que contemple las tendencias normativas actuales y facilite los conocimientos necesarios para una adecuada aplicación e implantación de sistemas de gestión de la energía y de auditoría energética en diferentes ámbitos de actividad.

Tras el éxito cosechado por Aspectos ambientales. Identificación y evaluación, también publicado por AENOR, en esta obra se ha optado por seguir la misma estructura de contenidos, con el ánimo de ofrecer una publicación atractiva y de interés, que dé respuesta a las numerosas peticiones recibidas en este sentido, tanto desde los sectores empresariales españoles como latinoamericanos.

Parte I. Requisitos